Lo confidencial del acto médico en el fútbol y el Covid 19.

ggg

Los jugadores de Dinamarca han establecido un límite exacto entre lo que debe ser parte de un espectáculo deportivo y lo que no.

En cambio el manejo que le han dado al caso de la selección Venezolana en la Copa América y los casos de Covid 19 es una lección que debe llamar a la conciencia.

Dos lecciones que quedaran en la historia.

Los profesionales que trabajan en el mundo de los deportes competitivos enfrentan desafíos éticos únicos, muchos de los cuales se centran en conflictos de intereses. Los médicos empleados por el equipo tienen la obligación de actuar en el mejor interés del club o selección mientras atienden al atleta individual. Como tal, deben equilibrar cuestiones como proteger versus compartir información de salud, así como cuestiones relacionadas con el consentimiento informado autónomo versus la toma de decisiones paternalista para determinar si un atleta puede competir de manera segura. Además, el médico tiene que ocuparse de las decisiones de un atleta sobre la mejora del rendimiento y el regreso al juego, cuya búsqueda puede no ser lo mejor para el atleta a largo plazo, pero puede beneficiar al atleta y al equipo a corto plazo. Estas difíciles tareas se complican por la falta de estándares basados ​​en evidencia en un campo influenciado por el atractivo de las ganancias financieras para las múltiples partes involucradas.

El mundo de los deportes competitivos se enfrenta a problemas de ética comunicacional únicos que no están bien explorados en la literatura mundial. En el centro de muchos de estos problemas se encuentran los conflictos de intereses: el club como proveedor de atención médica y como empleador; los deseos competitivos de los jugadores frente a sus propios mejores intereses médicos; y el costo relativo de la prevención de las situaciones frente a las morbilidades a corto y largo plazo.

La autonomía de un atleta y el papel del médico en la promoción de la salud a veces pueden contradecirse. ¿Cuáles son los derechos del jugador a aceptar riesgos? ¿Cuánta autonomía debería tener el jugador individual para volver a jugar cuando existen riesgos serios de más lesiones, especialmente si su juicio se ve afectado después de un diagnóstico de covid? En el calor del momento, el atleta individual puede estar mal informado para decidir, pero bajo la presión de sus compañeros y entrenadores para volver a ingresar al juego. ¿Qué papel debe jugar el médico del equipo en esta toma de decisiones?

El objetivo de un médico como proveedor de atención médica es promover, mantener y restaurar la salud humana (Organización Mundial de la Salud 2012). En medicina deportiva, sin embargo, se hace una distinción entre el médico personal de un atleta y el médico del equipo. El médico personal se preocupa por la salud de un atleta como una obligación primordial. El objetivo del médico del equipo es cuidar de la “salud del equipo” y garantizar que los atletas estén en condiciones de competir. Los conflictos de intereses se originan cuando la capacidad del atleta para competir y su salud personal no son promovidas por las mismas intervenciones. De hecho, el éxito del equipo y la salud del atleta a menudo no son compatibles. Como empleado del club, el éxito del médico del equipo puede depender del éxito del equipo y de su capacidad para mantener a los jugadores en el campo, lo que puede significar abogar por ganancias a corto plazo a riesgo de consecuencias a largo plazo. Con frecuencia, el médico se convierte en un fanático del equipo, se enorgullece de estar “en el equipo” y desea verlo triunfar. Los tipos de decisiones que debe tomar la tríada atleta-equipo-médico generan importantes conflictos éticos en la medicina deportiva. Si bien las acciones de muchos médicos del equipo están influenciadas por este conflicto de intereses, las relacionadas con las áreas de confidencialidad y toma de decisiones son posiblemente las más importantes.

Los que estamos en el medio del futbol aprendemos que la confidencialidad es un elemento fundamental del espectáculo. Los pacientes divulgan información libremente a sus médicos porque confían en que la información se mantendrá en forma. Los médicos respetan la confidencialidad de los pacientes excepto en situaciones de peligro inminente para el paciente u otra persona, o si así lo exige la ley. El médico del equipo, sin embargo, actúa como un agente del club y puede manejar la información de manera diferente. Los médicos de equipo que se ocupan de los deportes profesionales, como empleados del club, suelen tener obligaciones contractuales de compartir información importante relacionada con la salud del atleta con la dirección del equipo. En la mayoría de los casos, el deportista comprende la doble naturaleza de esta relación, aunque puede producir dificultades en la prestación de una atención óptima. Como ejemplo simple, un atleta podría no querer revelar un problema potencial si pudiera resultar en su “exclusión” del equipo, independientemente de la gravedad del problema.

En una encuesta a médicos de medicina deportiva, la mayoría de los encuestados identificaron la confidencialidad como un área de posibles conflictos éticos, principalmente debido a las demandas de información por parte de los entrenadores y la gerencia. Cuando se les preguntó sobre el manejo de información sensible, los médicos del equipo dijeron que habían recibido información sobre el uso de drogas recreativas, infecciones transmitidas por la sangre y el uso de medicamentos para aliviar el dolor y drogas para mejorar el rendimiento. La mitad de los encuestados afirmó que había revelado la información a la dirección del equipo, mientras que la otra mitad afirmó que no.

El estudio mostró que los profesionales de la salud comparten información con la dirección del equipo de diversas formas, no solo en términos de cantidad sino también en términos de tipo de información. Todos los médicos del equipo tienen obligaciones contractuales similares. Entonces, ¿por qué hay tanta diversidad en la forma en que manejan la confidencialidad? Esta respuesta sigue sin estar clara y se necesitan más estudios para comprender mejor esta variación. La atención médica eficaz depende de la confianza, y está claro que la aplicación inconsistente de los principios en torno a la privacidad no creará un entorno de confianza.

Prevalecen dos opiniones sobre el intercambio de información del médico del equipo con la dirección del equipo. La primera es que los médicos del equipo deben mantener la mayor confidencialidad posible de la información porque, si el jugador pierde la confianza en el médico, ocultará información importante en el futuro. La segunda es que el entrenador debe conocer el estado de salud de cada jugador para planificar mejor el éxito del equipo.

Si el intercambio de información es inevitable, los atletas deben al menos ser conscientes de que la misma se compartirá con otros miembros del equipo. El contrato de trabajo entre el atleta y el club siempre debe contener información sobre la divulgación. Incluso si el atleta da su consentimiento para la divulgación de su situación en su contrato, el médico del equipo debe recordarle al atleta que la misma se puede transmitir a los directores de equipo.

Los derechos fundamentales de los futbolistas profesionales a la confidencialidad médica se ignoran habitualmente en las ligas profesionales y en el caso Venezolano a nivel de selecciones.

El estudio, publicado recientemente en la Revista Internacional de Sociología del Deporte, ha demostrado que la presión de un entrenador o entrenador es un lugar común en el fútbol, lo que da lugar a violaciones de la confidencialidad médica y sugiere que la formación más generalizada en cuestiones de ética médica en el deporte es necesaria en el juego profesional.

Hay realidades no visualizadas en nuestro esquema futbolístico, existe un muy mal diseño de las instalaciones médicas, lo que dificulta el mantenimiento de la privacidad; acuerdos contractuales dudosos que engatusan a los jugadores para que renunciaran a su derecho a la confidencialidad; y las presiones que experimentan por parte de entrenadores y gerentes no solo para divulgar toda la información que se les proporcionó de manera confidencial, sino a veces para buscar activamente información en interés de sus empleadores.

Es necesario concienciar a los futbolistas sobre sus derechos como pacientes y para que los agentes de los jugadores y directivos se resistan activamente a la imposición de cláusulas contractuales que violan los derechos fundamentales de los jugadores.

Es necesario desarrollar un cambio cultural, mediante programas de entrenamiento para educar a los entrenadores y administradores sobre los derechos de los jugadores a la confidencialidad médica. El deporte también debe procurar que las funciones de médico y fisioterapeuta del club sean más independientes para que los proveedores de atención médica tengan más libertad para actuar en interés de su jugador como paciente, y no en el interés de los clubes como empleadores.

No basta con volver a publicar los códigos éticos o culpar a algunas manzanas podridas. Estos problemas son endémicos de la medicina deportiva y requieren un replanteamiento fundamental de lo que se considera “normal” en el deporte de equipo profesional.

Las infracciones a la confidencialidad médica pueden socavar seriamente las perspectivas de carrera y los ingresos futuros de un jugador. Pero la ética médica también sirve a un bien mayor. Si los jugadores no pueden confiar en que sus médicos y fisioterapeutas actuarán en su mejor interés, pueden retener información, lo que puede retrasar su tratamiento y, por lo tanto, frenar el rendimiento del equipo colocando su vida en riesgo.