Nos esmeramos por entenderle y brindarle la solución que usted está esperando

Cada asunto encomendado por nuestros clientes, es el más importante, cada consulta es un reto, por lo que cada problema tiene su solución Mas »

Asesoría Especializada

Brindamos una visión plenamente interdisciplinaria e internacional para cada asunto, y a la vez tratamiento específico y a la medida en cada caso. Mas »

Un equipo de profesionales a su disposición

Nuestro equipo cuenta con años de experiencia en la asesoría corporativa de empresas nacionales y extranjeras. Profesionales con visión de empresa y liderazgo quienes conjuntamente con su capacidad de trabajo están a la disposición permanente de nuestros clientes. Mas »

Amplia experiencia en transacciones corporativas

Brindamos asesoría en formación de nuevas empresas, negociaciones comerciales, contratos de todo tipo, medios alternos de solución de conflictos, compra y venta de activos, ingreso e inversión en nuevos mercados, y demás transacciones comerciales. Mas »

Especialistas en Usted

Nos define la personalización de nuestros servicios. Buscamos forjar relaciones de largo plazo con usted, comprendiendo su negocio. Nuestros clientes nos consideran no sólo sus asesores de confianza, sino sus aliados estratégicos, ajustados a sus necesidades particulares. Mas »

 

Bienvenido

ABINT Abogados Integrales es una firma global, multidisciplinaria y multi-jurisdiccional que presta asesoramiento legal tanto a nivel nacional como internacional. Cubrimos toda Venezuela y a través de nuestras alianzas con despachos de todo el mundo tenemos capacidad para ofrecer un servicio global. Contamos con un equipo especializado en las diferentes áreas de práctica para prestar una asesoría integral.

Nuestra firma está integrada por profesionales con una visión moderna, práctica y eficaz de la profesión, orientado al asesoramiento y apoyo de la gestión integral de nuestros clientes. La experiencia de los componentes y la forma de trabajar en equipo aseguran el asesoramiento y la información detallada y personalizada al cliente.

Objeto del contrato de management. Tipos de mánager en la industria musical.

Hay distintos tipos de mánager: tour mánager, mánager personal, agente discográfico,… y también mánagers que se ocupan de todas las facetas de la carrera artística, lo que se conoce como mánager 360. En todo caso, es muy importante especificar claramente los servicios que incluye la relación del mánager con cada artista.

Duración del contrato de mánager musical y objetivos.

La duración será fundamental para cimentar una relación profesional a largo plazo o bien no estar atados mucho tiempo si no funciona. También es posible negociar determinados hitos u objetivos que deben cumplirse, por ejemplo en un plazo de un año, para que el contrato continúe vigente.

Honorarios del mánager.

Lógicamente, el porcentaje para el mánager musical es un punto central de la negociación. Estos honorarios deberán establecerse según varios factores: las funciones a realizar, trayectoria previa del artista, prestigio del mánager, éxitos previos… Un porcentaje alto no necesariamente es malo para el artista (ni necesariamente bueno para el mánager).

Gastos a soportar por el artista.

Se deben especificar claramente los gastos que correrán a cargo del artista y que deberá reembolsar al mánager si los paga anticipadamente éste (por ejemplo en la reserva de hoteles, equipos,…). También es recomendable detallar los gastos que se deducen de los ingresos del artista para calcular los honorarios del mánager.

Exclusividad en el contrato de management.

Lo normal es que el artista trabaje en exclusiva con un sólo mánager, al menos en el área de especialización de éste. En cambio, el mánager no suele comprometerse en exclusiva y sí representa a otros músicos o bandas.

Poder de representación.

Negociar la posibilidad de otorgar poderes notariales al mánager para la firma de contratos y acuerdos, con la finalidad de agilizar las gestiones.

Funciones del mánager musical.

Recomendamos negociar claramente las funciones que debe desempeñar el mánager, para delimitar su ámbito de representación.

Liquidaciones económicas.

Establecer el procedimiento para el pago de honorarios al mánager o, si éste cobra directamente en nombre del artista, los pagos que debe efectuar a sus representados una vez descontada su comisión y gastos reembolsables.

 Estos son algunos de los aspectos legales principales de un contrato de management musical o representación artística, aunque cada caso es único y siempre es conveniente una negociación y redacción  del acuerdo de manera personalizada.

La Carta de libertad de los futbolistas.

La carta de libertad es el documento a través del cual un jugador de fútbol o cualquier otro deportista queda liberado contractualmente de su club, es decir, se desvincula de este manera deportiva justo en el preciso momento en la que la misma es expedida. A partir de entonces, el futbolista puede fichar por cualquier otro equipo sin tener que indemnizar económicamente al club del que proviene por motivo de traspaso. Y es que de no disponer de la carta de libertad y, por lo tanto, no estar liberado de la cláusula de rescisión de su contrato, el jugador estaría obligado a pagar una indemnización para llevar a cabo ese traspaso no autorizado por su club actual.

También se utiliza la carta de libertad cuando un club quiere que aquellos futbolistas con un nivel de rendimiento bajo o con un salario que no son capaces de asumir por encontrarse en una situación económica desfavorable se desvinculen del mismo. No obstante, puesto que la entidad continúa pagando el salario del futbolista que dispone de la carta de libertad hasta que este se haya incorporado a otro club, esta no equivale a un despido.

 

RESCISIÓN DE CONTRATOS POR CAUSA JUSTIFICADA

La norma de la FIFA señala que si existe causa justificada, cualquier parte, ya sea el club, o el jugador, puede rescindir un contrato sin ningún tipo de consecuencias (ni económicas, ni de sanciones deportivas).

Eso sí, el organismo no señala qué se considera causa justificada, sino que habrá que estar a cada caso para considerar las condiciones.

RESCISIÓN POR CAUSA DEPORTIVA JUSTIFICADA

Además de la anterior, también se puede optar a la rescisión de contratos por causa deportiva justificada. Un jugador profesional que en el transcurso de una temporada participe en menos del 10 % de los partidos oficiales disputados por su club puede rescindir prematuramente su contrato argumentando causa deportiva justificada.

Eso sí, en el examen de estos casos, se considerarán debidamente las circunstancias del jugador, ya que como hemos dicho, la existencia de una causa deportiva justificada se establecerá individualmente en cada caso.

De igual forma, si se considera que se da la causa deportiva justificada, no se impondrán sanciones deportivas, aunque sí podrá exigirse indemnización.

En cuanto a la forma de proceder, el jugador profesional podrá rescindir su contrato sobre esta base en los 15 días siguientes a su último partido oficial de la temporada con el club en el que está inscrito.

LÍMITES A LA RESCISIÓN DE CONTRATOS

La FIFA también señala una norma tajante en lo relativo a la rescisión de contratos, y es que un contrato no puede rescindirse unilateralmente en el transcurso de una temporada.

CONSECUENCIAS DE LA RUPTURA DE CONTRATOS SIN CAUSA JUSTIFICADA

Cuando un contrato se rescinda entre club y futbolista sin causa justificada, se aplicarán las siguientes disposiciones:

Indemnización

En todos los casos, la parte que rescinde el contrato se obliga a pagar una indemnización.

Sobre esta indemnización, bajo reserva de las disposiciones sobre la indemnización por formación, y salvo que no se estipule lo contrario en el contrato, la indemnización por incumplimiento se calculará considerando la legislación nacional, las características del deporte y otros criterios objetivos.

Estos criterios deberán incluir, en particular, la remuneración y otros beneficios que se adeuden al jugador conforme al contrato vigente o al nuevo contrato, el tiempo contractual restante, hasta un máximo de 5 años, las cuotas y los gastos desembolsados por el club anterior (amortizados a lo largo del periodo de vigencia del contrato), así como la cuestión de si la rescisión del contrato se produce en un periodo protegido.

Además, señala la normativa que el derecho a una indemnización no puede cederse a terceros. Si un jugador profesional debe pagar una indemnización, él mismo y su nuevo club tienen la obligación conjunta de efectuar el pago. El monto puede estipularse en el contrato o acordarse entre las partes.

Sanciones deportivas al jugador

Además de la obligación de pago de una indemnización, se impondrán sanciones deportivas a un jugador que rescinda un contrato durante el periodo protegido.

La sanción consistirá en una restricción de 4 meses en su elegibilidad para jugar en cualquier partido oficial. En el caso de circunstancias agravantes, la restricción será de 6 meses.

Estas sanciones deportivas entrarán en vigor inmediatamente después de que se haya notificado la decisión al jugador. Dichas sanciones deportivas quedarán suspendidas durante el periodo comprendido entre el último partido oficial de la temporada y el primer partido oficial de la siguiente temporada, incluidos en ambos casos las copas nacionales y los campeonatos internacionales de clubes. No obstante, dicha suspensión de las sanciones deportivas no se aplicará si el jugador es miembro habitual del equipo representativo de la asociación que es elegible para representar, y la asociación en cuestión participa en la competición final de un torneo internacional durante el periodo entre el último y el primer partido de la temporada.

Medidas disciplinarias

El incumplimiento unilateral sin causa justificada o causa deportiva justificada tras el periodo protegido no implicará sanciones deportivas. Fuera del periodo protegido podrán imponerse medidas disciplinarias si la rescisión no se notifica con la debida antelación dentro de los 15 días siguientes al último partido oficial de la temporada (incluyendo las copas nacionales) con el club en el que está registrado el jugador.

El periodo protegido comienza de nuevo cuando, al renovar el contrato, se extiende la duración del contrato previo.

Sanciones deportivas al club

Además de la obligación de pago de una indemnización, deberán imponerse sanciones deportivas al club que rescinda un contrato durante el periodo protegido, o que haya inducido a la rescisión de un contrato.

Debe suponerse, a menos que se demuestre lo contrario, que cualquier club que firma un contrato con un jugador profesional que haya rescindido su contrato sin causa
justificada ha inducido al jugador profesional a la rescisión del contrato.

La sanción consistirá en prohibir al club la inscripción de nuevos jugadores, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, durante dos periodos de inscripción completos y consecutivos. El club podrá inscribir nuevos jugadores, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, solo a partir del próximo periodo de inscripción posterior al cumplimiento íntegro de la sanción deportiva respectiva. En particular, el club no podrá hacer uso de la excepción ni de las medidas provisionales establecidas con el fin de anticipadamente inscribir a nuevos jugadores.

Se sancionará a toda persona sujeta a los Estatutos y reglamentos de la FIFA que actúe de cualquier forma que induzca a la rescisión de un contrato entre un jugador profesional y un club con la finalidad de facilitar la transferencia del jugador.

El contrato de música en vivo.

 

Creemos necesario repasar de manera general las cláusulas imprescindibles que debe recoger un contrato musical a la hora de contratar a un artista para una actuación en vivo.

El contrato exige un alto nivel de detalle sobre la cantidad de posibilidades que se pueden llegar a dar tras llegar a un pacto con un artista musical.

Personalmente nos hemos encontrado con posibilidades no especificadas tras un contrato que, en el momento de su firma, y que eran inimaginables.

Por ejemplo, en un contrato a porcentaje de beneficio sobre entradas vendidas hasta X número de entradas, ¿ese porcentaje cómo se aplica con las entradas vendidas en puerta?

No es ningún secreto que en el mundo del directo nace una múltiple cantidad de conflictos derivados de acuerdos poco matizados.

Conviene que cada profesional se haga un contrato modelo con un amplio número de cláusulas y, para según qué caso, borre y/o modifique las cláusulas que considere necesarias.

Las 9 más importantes para tu contrato de actuación son:

  1. Acuerdo económico: Suele ser un fijo + gastos de transporte y alojamiento, o solo fijo, o fijo + un porcentaje del dinero recaudado de las entradas a partir de cierto número, o un tanto por ciento sobre la facturación y punto. Es importante aclarar quién asume cada responsabilidad: coger los vuelos y hoteles, pagar promoción, etc.
  2. Venta de entradas: Donde especificamos los canales por los que se venderán, quién se encargará de ello, la cantidad de entradas que se pueden vender, etc. Es clave porque a menudo la venta de entradas será escasa y, cuando investiguemos, a lo mejor nos damos cuenta de que sólo hemos puesto entradas online para un público adulto que no se siente cómodo utilizando Internet, por ejemplo.
  3. Catering: Donde es más común que haya quejas, ya que unos esperaban una cosa y otros otra. Es una de las cosas más baratas y sencillas de hacer bien. Conviene especificar en detalle.
  4. Suspensión: Esta cláusula es significativa, pues hay muchas variables ante la suspensión de un evento.
  5. Obligaciones de la CIA (del artista)
  6. Rider técnico.
  7. Zona merchandising
  8. Invitaciones: Cuántas personas pueden invitar los artistas y cuántas los promotores/sala/festival.
  9. SGAE: Si el artista tiene acuerdo con SGAE o no es importante, puedes haber echado tus cuentas hilando muy fino pero llevarte una sorpresa poco agradable el día del evento.

Rescisión De Contratos en el Fútbol. ¿Qué Es Una ‘Causa Justa’? 

El principio de la FIFA contenido en el artículo 13 del RSTP es que, por lo general, ninguna de las partes puede rescindir unilateralmente un contrato de fútbol. Por lo tanto, solo se puede rescindir cuando (i) el contrato expira, o (ii) cuando ambas partes lo acuerdan mutuamente.

Aparte del principio general anterior, la única excepción en la que una parte puede rescindir unilateralmente un contrato sin consecuencias es cuando existe una  CAUSA JUSTA.

¿Qué es ‘Causa Justa’?

El término ‘Causa Justa’ se refiere a las excepciones o circunstancias reconocidas en el Reglamento de la FIFA y Decisiones anteriores, que pueden permitir a un club o jugador rescindir el contrato de trabajo entre ellos, sin ningún castigo o consecuencia. Cualquier rescisión unilateral fuera de una “causa justa” generaría sanciones monetarias y / o deportivas contra la parte incumplidora.

Recientemente se confirmó que una cláusula que permitía al club rescindir unilateralmente el contrato en cualquier momento y tener que pagar una indemnización no es válida, ya que esto crearía un reparto desproporcionado de los derechos de las partes en un contrato de trabajo, en gran perjuicio del jugador.

En el fútbol, la ‘causa justa’ debe implicar una razón convincente para la rescisión del contrato por cualquiera de las partes. El artículo 14 de la RSTP establece que cualquiera de las partes puede optar por rescindir un contrato sin consecuencias cuando exista una causa justa. Es importante tener en cuenta que existe una “causa justa” para los clubes, así como para los Jugadores. Sin embargo, la primera parte de este artículo se basará en la rescisión de los contratos por “causa justa” por parte de los clubes .

‘Just Cause’ de Clubs

A los clubes se les puede permitir rescindir unilateralmente el contrato de sus jugadores, solo cuando exista una ‘causa justa’. Las circunstancias habituales en las que ha surgido la cuestión de la “cláusula justa” por parte de los clubes se comentarán a continuación.

Malos resultados

En varios paises, es una práctica común que los clubes rescindan unilateralmente los contratos de los jugadores basándose en un desempeño deficiente; y usan incorrectamente la palabra “liberados” en sus declaraciones oficiales. Sin embargo, según la jurisprudencia de larga data de la FIFA, los malos resultados no pueden ser una causa justa para la rescisión del contrato de un jugador.

Es un criterio ya estableciod que la falta de rendimiento de un jugador no es una causa justa para que un club rescinda unilateralmente un contrato de trabajo.

En resumen, los clubes no están autorizados a rescindir los contratos de sus jugadores por malos resultados. Como futbolista, ya sea que realmente baje su forma durante la temporada y su club finalmente sea relegado, o si su club inventa una acusación de “bajo rendimiento” en su contra; el club no puede rescindir unilateralmente su contrato, ya que no habría una causa justa.

Como propietario o administrador de un club, es aconsejable que el club considere encontrar una manera amistosa de llegar a un acuerdo con el jugador para una rescisión mutua de su contrato cuando haya un desempeño deficiente. Alternativamente, el Club puede ofrecer al jugador a otros clubes de fútbol que puedan estar interesados en sus servicios.

  1.  Lesiones

También es importante tener en cuenta que el contrato de un jugador no puede rescindirse por la circunstancia de que el jugador se lesionó; más especialmente cuando dicha lesión fue sufrida mientras ofrecía sus servicios al club. De hecho, no importa si el período de la lesión es prolongado.

Es ampliamente conocido y aceptado que las lesiones forman parte del fútbol. Por lo tanto, es deber del club cuidar de un jugador que se lesiona mientras el jugador está bajo contrato con el club. Sería una violación del empleo si el contrato del jugador se rescinde debido a lesiones. Quedando claro que cualquier lesión del jugador que suceda en el transcurso del servicio del jugador al club, genera que el club sea responsable de cubrir el costo del tratamiento, así como los costos incurridos durante el proceso de rehabilitación.

  1.  Ausencia

La ausencia de un jugador puede constituir una “causa justa” para la rescisión de su contrato por parte del club. Sin embargo, la ausencia debe ser prolongada para que sea suficiente para constituir ‘causa justa’.

Además, sería importante establecer si se programaron partidos oficiales durante el período de ausencia del jugador. Es en circunstancias en las que tal ausencia es prolongada o se repite con tanta frecuencia que no se puede esperar razonablemente que el club tolere tal comportamiento, que el club puede proceder a rescindir unilateralmente el contrato (después de haber notificado previamente la ausencia el el jugador).

Un ejemplo reciente es el despido por parte del Sunderland Football Club, dos de sus jugadores (Papy Djilobodji y Didier Ndong) durante el transcurso de 2018. Papy Djilobodi había manifestado interés en dejar el club, por lo que tenía un acuerdo con el club para que fuera Permitido pasar el mes de julio en una licencia voluntaria sin goce de sueldo. Una vez transcurrido el período y la transferencia propuesta por el jugador se rompió, el jugador inicialmente se negó a regresar al club. Se necesitaron avisos de ausencia escritos por Sunderland al jugador antes de que el jugador finalmente reanudara. En ese momento, el jugador falló su prueba de condición física y el club rescindió su contrato por la ausencia prolongada.

Conclusión

El Reglamento de la FIFA busca garantizar que los clubes y jugadores cumplan el contrato entre ellos, al prohibir la rescisión prematura de dichos contratos. Solo cuando existe una “causa justa”, dichos contratos pueden rescindirse unilateralmente antes de su expiración.

La “causa justa” para los clubes, como se mencionó anteriormente, es la más común cuando han surgido disputas. Por lo tanto, la lista anterior no se limita de ninguna manera a esos. Debe tenerse en cuenta que otras circunstancias en las que no se puede esperar razonablemente que alguna de las partes contratantes continúe con la relación laboral, probablemente serían consideradas como “causa justa” por la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA.

Alcanzando las notas correctas: la delgada línea entre la inspiración y la infracción musical.

Si eres cantante o compositor, es probable que te haya afectado el trabajo de otros artistas. En los últimos años, varios músicos han presentado demandas contra otros artistas por infracción de derechos de autor, alegando que sus canciones han sido copiadas. Pero muchos artistas se inspiran en los ritmos, letras y composiciones de otras canciones. Entonces, ¿dónde traza la línea entre la inspiración y la infracción?

LÍNEAS BORROSAS

Para artistas como Pharrell Williams y Robin Thicke, esa línea se difumina fácilmente. En 2015, la familia de Gaye reclamó con éxito que el éxito de 2013 de la pareja, “Blurred Lines”, infringió el éxito de 1977 de Gaye “Got to Give It Up”. Como resultado, se ordenó a los dos artistas que pagaran $ 7.3 millones a la propiedad de Marvin Gaye. El jurado se basó en gran medida en el testigo experto de Gaye Estate. El perito declaró que “Blurred Lines” utilizó una frase de firma sustancialmente similar, gancho, gancho con coros, tema central, gancho de respaldo, melodía de bajo, parte de teclado y elección de percusión. Es importante destacar que ninguno de estos elementos era idéntico, pero simplemente creaban un “ritmo o sentimiento” similar. Williams y Thicke apelaron la decisión del Tribunal y presentaron un escrito, con el apoyo de más de 200 músicos, alegando que “un ritmo o sentimiento no puede tener derechos de autor, y la inspiración no es copiar”. Si bien los daños se redujeron a $ 5.3 millones,s e confirmó la decisión del tribunal inferior. Piense en eso: $ 5 millones por copiar un “ritmo o sentimiento”, no por copiar un elemento musical tangible como la melodía, la progresión de acordes, el ritmo o la letra.

ESCALERA AL CIELO

La decisión de “Blurred Lines” causó temor en toda la industria de la música. Los artistas se vieron obligados a cuestionar cada paso de su proceso creativo, incluido quién y de qué se inspiraron. A raíz de la decisión, la Justicia se pronunció sobre la larga batalla entre Led Zeppelin y la banda Spirit, sobre “Stairway to Heaven” supuestamente copiando”Taurus” de Spirit. A pesar de las preocupaciones de que la Justicia podría reforzar el fallo anterior de la corte de California, en realidad falló a favor de Led Zeppelin, sosteniendo que “Stairway to Heaven” no infringió “Taurus”. Esta fue una gran victoria para los artistas, ya que esencialmente sostuvo que cuando se trata de los componentes básicos de la música donde hay una gama limitada de opciones creativas disponibles, las canciones deben ser “prácticamente idénticas” para encontrar una infracción.

CABALLO OSCURO

Otra gran victoria se produjo en marzo de 2020. El Tribunal de Distrito del Distrito Central de California anuló al jurado como cuestión de derecho en el juicio por Derechos de autor entre “Dark Horse” de Katy Perry y “Joyful Noise” de Flame.  Flame alegó que Perry violó su canción porque ambas obras contenían una progresión descendente de tonalidades menores con notas B y C uniformemente espaciadas. Si bien no se menciona en la demanda, una nota interesante es que también se pueden encontrar progresiones similares descendentes en tonalidades menores en la “Sonata para violín en fa menor” de Bach, el clásico navideño “Jolly Old Saint Nicholas” y la canción principal de Akira Ifukube de 1954 para Godzilla.. Citando el fallo “Stairway to Heaven”, la Corte declaró que las similitudes son componentes básicos y fundamentales de la música. Por lo tanto, las similitudes no están sujetas a protección del autor en primer lugar. Específicamente, el Tribunal sostuvo que la progresión descendente en clave menor en “Joyful Noise” no era “lo suficientemente numerosa” y no “organizada” de una manera suficientemente original para garantizar la protección de los derechos de autor.

¿DONDE NOS ENCONTRAMOS AHORA?

Entonces, ¿dónde nos deja eso ahora? Bueno, eso todavía está en el aire. Es probable que se necesiten más procedimientos de litigio para determinar qué elementos musicales específicos pueden protegerse mediante las leyes de derechos de autor. Por supuesto, copiar directamente letras, melodías, armonías y progresiones de acordes es un gran no-no, como se reafirmó en la reciente demanda entre Tracy Chapman y Nicki Minaj.

Chapman demandó a Minaj por infracción de derechos de autor porque la canción de Minaj, “Sorry”, utilizó tanto la letra como la melodía de la canción de Chapman de 1988, “Baby Can I Hold You”. Si bien el caso nunca llegó a juicio, Minaj finalmente le pagó a Chapman $ 450,000 para dejar atrás la demanda. La conclusión clave en los casos de infracción es que, aunque los componentes básicos de la música no están protegidos por la ley de derechos de autor, la selección y disposición de esos elementos desprotegidos pueden estar protegidos por derechos de autor.

Muchos artistas y profesionales de la industria han argumentado que la decisión de “Blurred Lines” fue incorrecta, alegando que las dos canciones están ambientadas en diferentes tonalidades, no tienen letras similares y que probablemente nadie confundiría las dos melodías. A diferencia de los casos “Stairway to Heaven” y “Dark Horse”, el fallo de sobre “Líneas borrosas” nunca abordó la cuestión de la protección como una cuestión de derecho porque Thicke y Williams no formularon una moción de sentencia. Independientemente, los artistas y músicos deben tener en cuenta la distinción entre inspiración y copia absoluta.

CONCLUSIÓN

No existe una manera clara de garantizar la prevención exitosa de un caso de infracción en su contra, pero considere estas pocas cosas para protegerse y proteger su trabajo:

  • Registrar cualquier trabajo inédito que tenga..
  • Contrate un seguro de errores y omisiones: esto puede protegerlo de los desafíos a su propiedad intelectual y los proveedores de seguros pueden cubrir hasta varios millones de dólares de sus costos si pierde una demanda por infracción de derechos de autor.
  • Si planeas muestrear música, el acto de tomar una parte de una grabación de sonido y reutilizarla como un instrumento o una grabación de sonido en tu propia canción, debes contactar al artista o su propiedad para obtener autorización para usar los fragmentos de antemano.
  • Muchos aspirantes a cantantes y compositores realizan versiones de canciones populares de otros músicos para ganar tracción inicial; si eliges hacer una versión, obtén una licencia mecánica del propietario de los derechos de autor de la canción antes de publicar tu audio en cualquier plataforma.
  • Tenga en cuenta que si el artista cuyo trabajo está probando está firmado con un sello discográfico importante, lo más probable es que el sello posea los derechos de las grabaciones. En cuyo caso, póngase en contacto directamente con la etiqueta.
  • Además, ¡no olvides que también necesitas el permiso de los compositores!

Puede parecer mucho, pero tomar estas medidas de precaución ayudará a evitar posibles reclamos por infracción y problemas en el futuro. ¡No permita que los problemas legales se interpongan en la creación de su próximo gran éxito!

El Tribunal del Fútbol.

La FIFA anunció la publicación de la segunda edición del Manual Legal de la FIFA (edición 2021), una herramienta realmente útil para los operadores del sector que consiste en una recopilación de los principales textos normativos de la FIFA actualmente vigentes.

En la misma circular, la FIFA anunció que la publicación del nuevo Manual Legal de la FIFA también contiene la nueva versión de ciertos textos actualizados basados ​​en los cambios aprobados por el 71° Congreso de la FIFA el 21 de mayo y por el Consejo de la FIFA el 31 de agosto.

La novedad más importante es la constitución del Tribunal de Fútbol, ​​que es un nuevo órgano judicial de la FIFA que representa la unificación de los órganos actuales con el fin de simplificar los criterios de gobernanza y reducir costes. El Tribunal de Fútbol constará de tres secciones, que consisten en la actual Sala de Resolución de Disputas y el Comité del Estatuto de los Jugadores (ahora denominada Cámara de Resolución de Disputas y Cámara del Estatuto de los Jugadores), con la adición de un departamento “nuevo”, a saber, el del supuesto llamado. Cámara de Agentes. El Tribunal de Fútbol comenzará a operar en la configuración antes mencionada a partir del próximo 1 de octubre, a excepción de la Cámara de Agentes, cuyo funcionamiento está sujeto a la emisión del tan esperado cd. Reglamento de agentes de fútbol de la FIFA. En apoyo de la introducción del nuevo organismo, la FIFA ha publicado el Reglamento Procesal del Tribunal de Fútbol, ​​entre los que se destacan los principales cambios con respecto al texto normativo anterior relativo a aspectos procesales:

(i) ausencia de costas procesales para las partes involucradas que son personas físicas;

(ii) reducción del plazo para proceder al pago de las costas procesales (en su caso) de la parte que solicita los motivos de la decisión con vistas al recurso de casación contra la misma, de 20 a 10 días desde la fecha de notificación de el dispositivo;

(iii) “filtro de admisibilidad” de las apelaciones sobre las que la Secretaría General de la FIFA tendrá jurisdicción;

(iv) facultad del juez para invitar a las partes a iniciar un proceso de mediación, de forma voluntaria y gratuita. La mediación debe ser realizada por mediadores incluidos en una lista aprobada por la Secretaría General de la FIFA sobre la base de los principios generales establecidos por el Reglamento de Mediación del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

LAS REGALÍAS MUSICALES POR RENDIMIENTO DIGITAL

Las regalías por desempeño digital son regalías que los servicios de transmisión digital no interactiva (como Pandora y Sirius XM, o innumerables transmisiones web que se encuentran en la red) deben pagar a los artistas intérpretes o ejecutantes cada vez que se transmite una grabación de sonido en sus servicios.

¿Quién tiene que pagar regalías por rendimiento digital?

El término regalías de rendimiento digital puede sugerir que todos los servicios de transmisión tienen que pagar estas regalías, pero, de hecho, los servicios de transmisión interactiva NO pagan regalías de rendimiento a los artistas de grabación, solo a los compositores (o propietarios de composiciones).

 Radio por Internet digital no interactiva

¿Qué significa exactamente “no interactivo”? El término se refiere a cualquier servicio de transmisión digital en el que el usuario no elige canciones individuales, sino que la música que escucha se elige algorítmicamente (a diferencia de, por ejemplo, Spotify, Apple Music o Amazon Music, donde el usuario es técnicamente libre de reproducir cualquier música que quieran). Esta categoría incluye servicios populares como Pandora, iHeartRadio, junto con cualquier transmisión web de radio terrestre o estaciones de radio por Internet independientes.

Radio por satelite

Las estaciones de radio por satélite, como Sirius XM, también se consideran plataformas digitales, ya que transmiten música “mediante una transmisión de audio digital”. Por lo tanto, las estaciones de radio por satélite también están obligadas a reproducir regalías por rendimiento digital.

¿Quién gana regalías por desempeño digital? 

Las regalías por desempeño digital como una categoría específica de regalías solo existen en los EE. UU. En el resto del mundo, las regalías de interpretación digital son solo una parte de un panorama más amplio de derechos conexos, que son regalías pagadas a los artistas intérpretes o ejecutantes para compensar la interpretación pública de su música.

 En la mayoría de los demás países, los artistas que graban obtienen regalías cuando su música se reproduce en la radio, no importa si es digital o terrestre. En los EE. UU. (Y en algunos otros países) ese no es el caso: dado que EE. UU. Aún no ha firmado la Convención de Roma de 1961, que instituyó los derechos conexos para los propietarios principales, solo los compositores y editores reciben regalías cuando sus composiciones se presentan en el aire. La radio terrestre proporciona a los artistas de grabación promoción y exposición, por lo que, según el razonamiento, no se requiere ninguna compensación adicional.

Luego, llegó la era digital y el gobierno de EE. UU. Introdujo la DPRA (Ley de derechos de interpretación digital en grabaciones de sonido de 1995), que otorgaba a los propietarios de un copyright maestro el derecho exclusivo de “realizar públicamente el trabajo protegido por derechos de autor mediante una transmisión de audio digital” Se suponía que DPRA protegería los ingresos de los artistas discográficos a medida que las ventas físicas comenzaran a bajar, lo que, como todos sabemos, no funcionó tan bien. Sin embargo, creó un nuevo derecho para los propietarios de los derechos de autor maestros, el derecho a “interpretar públicamente la obra protegida por derechos de autor mediante una transmisión de audio digital”, creando así una nueva regalía en la industria de la música: las regalías por interpretación digital.

Artistas de grabación

Por lo general, los artistas destacados y no destacados reciben colectivamente el 50% de las regalías cada vez que una canción en la que interpretaron se transmite en un servicio de transmisión digital no interactivo. Sin embargo, dependiendo de cómo se divida la propiedad de los derechos de autor principales, los artistas destacados pueden ganar más que esta cantidad.

Sellos discográficos 

El otro 50% de las regalías de interpretación digital por una grabación de sonido se asigna al propietario de los derechos de autor principal. Por lo general, este es el sello discográfico que respaldó y financió la grabación, pero los sellos discográficos y los artistas destacados a menudo acuerdan dividir la propiedad de los derechos de autor principales de una grabación de sonido. Por lo tanto, el artista destacado también puede recibir una parte de este 50%.

Este esquema de división refleja el concepto de participación del escritor y el editor en el lado editorial : el artista posee un 50% de los derechos de autor “pase lo que pase”, mientras que el otro 50% se divide entre el artista y sus representantes según el trato en su lugar.

¿Cómo se dividen las regalías por rendimiento digital? 

Para cada transmisión de una canción, las regalías de esa transmisión se dividen de la siguiente manera:

  • 45% a artistas destacados
  • 5% a artistas no destacados
  • 50% al propietario de los derechos de la grabación maestra

Tenga en cuenta que la propiedad de los derechos de autor principal a menudo se divide entre el artista que graba y el sello discográfico de acuerdo con términos predeterminados, por lo que un cierto porcentaje de ese 50% de las regalías probablemente terminará en los bolsillos de los artistas destacados..

Conclusión

Si eres un profesional de la música fuera de los EE. UU. Que no se ocupa del mercado estadounidense, entonces no necesita pensar mucho en las regalías por desempeño digital. Pero si vas a crecer y vender mejor su música (o la música de alguien a quien representa) y la misma se transmite en plataformas digitales no interactivas, entonces debe asegurarse de buscar la mejor asesoría. La popularidad de los servicios de transmisión digital continúa creciendo, por lo que esta regalía de nicho se convertirá en una fuente de ingresos más importante que nunca para los artistas discográficos.

El contrato de patrocinio deportivo

Un contrato de patrocinio (o patrocinio) se define como el contrato mediante el cual una parte, llamada “patrocinador”, se compromete a pagar una tarifa a favor de otra parte, llamada “patrocinador” o “patrocinado”, que, en su caso, se compromete divulgar el nombre o la marca del patrocinador en el curso de sus actividades.

Este es un caso contractual atípico, ya que el código civil no prevé una disciplina específica para este tipo de contrato.

En consecuencia, está sujeto a la normativa general del contrato.

En definitiva, se enmarca dentro de lo que se define como herramientas de publicidad indirecta , o una herramienta de marketing que tiene como objetivo persuadir al público sobre la venta de productos y servicios o la promoción de una marca comercial .

Otra característica muy importante es que esta figura contractual representa una obligación de medio y no de resultado: al apadrinado no se le da garantía alguna en cuanto a la consecución de un resultado específico en cuanto al éxito de su negocio o devolución publicitaria.

Hoy en día, el sector que más utiliza el contrato de patrocinio es sin duda el deportivo, donde el papel de patrocinador lo desempeña una empresa mercantil (pero también asociaciones, empresas, organismos públicos o bancos), mientras que el patrocinado generalmente está representado por un equipo o equipo deportivo, pero a menudo también por atletas individuales o federaciones deportivas.

En cualquier caso, también se hace un uso extensivo de este tipo de contratos en el sector de los eventos culturales y musicales y en el sector público – social.

Como se mencionó en el párrafo anterior, los patrocinadores suelen ser empresas comerciales, consorcios, instituciones bancarias y de seguros , pero con frecuencia también organismos públicos .

Veamos a continuación las principales expresiones:

2.1 Patrocinador Único

También llamado patrocinio exclusivo, permite al patrocinador vincular muy fuertemente su imagen con la actividad patrocinada, siendo el único patrocinador; esto implica, por otro lado, un enorme compromiso económico que, sin embargo, generalmente se materializa en un importante retorno de imagen.

Ejemplo : la edición 2017 del Festival de San Remo tuvo a TIM como único patrocinador.

2.2 Patrocinador principal

Consiste en ese tipo de patrocinio que te permite obtener una mayor visibilidad, en comparación con los denominados patrocinadores secundarios, durante el evento. En otras palabras, es el patrocinador quien, de todos, financia más al ahijado.

Ejemplo :  Juventus FC con la empresa “Jeep” cuyo logo se colocó en el centro de las camisetas de juego.

2.3 Patrocinador secundario

Es esa empresa a la que se le garantiza el derecho de exclusividad en lo que respecta al patrocinio de una determinada categoría de producto .

Suele identificarse como “ proveedor oficial ” y se diferencia del patrocinador técnico, que veremos a continuación, ya que los productos anunciados pueden ser utilizados, por ejemplo, con motivo de una actividad deportiva pero no son indispensables para realizar la misma.

2.4 Patrocinador técnico

Finalmente, el patrocinio técnico es el que realiza la empresa proveedora de bienes , equipos y / o plantas que se utilizan en el contexto de la actividad desarrollada por el patrocinador.

 

Los acuerdos 360 en la música, los “acuerdos de derechos múltiples”

Con la evaporación de las ventas de música física y una disminución general de las ganancias totales en todo el negocio de la música durante la última década; muchos distribuidores de música han comenzado a hacer arreglos más extensos con el talento que firman. Ha habido un cambio de los distribuidores de discos tradicionales que “contratan” artistas únicamente a un acuerdo de grabación para ahora contratar artistas a contratos mucho más elaborados. Estos nuevos acuerdos se denominan comúnmente “acuerdos de derechos múltiples” y también se conocen como “acuerdos de 360 grados”. Examinaremos algunos de los pros y los contras de celebrar un acuerdo de “derechos múltiples”, así como también veremos algunas cláusulas utilizadas en estos acuerdos que rara vez se ven en otros lugares dentro de la industria de la música.

Este nuevo tipo de acuerdo de distribución de música proporcionado por muchos sellos se caracteriza como un acuerdo de “derechos múltiples”. También se les conoce como un “trato de 360 °”, un “trato de 270°” o un “trato de 180°”, según los derechos que se contraten. Por ejemplo, una típica “oferta de 360°” da derecho a la etiqueta a recibir un porcentaje determinado de cuatro de las fuentes de ingresos del artista. Estos incluirían una parte de las ventas de discos del artista, los ingresos por giras y apariencia personal, así como los ingresos por publicaciones y los ingresos por mercancías. Un acuerdo de derechos múltiples de “270°” o “180°” solo puede cubrir dos o tres flujos de ingresos de un artista, como que el sello reciba únicamente un porcentaje de las ventas de discos del músico y el dinero de la publicación (180°) o un porcentaje de los ingresos por ventas de discos, publicaciones y giras del artista (270°).

Además, algunos acuerdos incluyen cláusulas “generales”, que dan derecho a la etiqueta a una parte de las actividades de entretenimiento “colaterales” o “auxiliares” del músico. Básicamente, esto significa que el sello tiene derecho a un porcentaje de los ingresos generados por cualquier cosa relacionada con la carrera de entretenimiento del músico que no encaje en una de las categorías anteriores (giras, publicaciones, ventas de discos, mercadería, etc.). Por lo tanto, la compañía discográfica no solo tendrá derecho a su flujo tradicional de ingresos de la música grabada (CD, MP3, vinilo); pero también tendrán derecho a porcentajes de todos los ingresos relacionados con el entretenimiento del artista. Esto podría incluir partes de las ventas de mercancías del artista, tarifas de patrocinio y patrocinio, tarifas de aparición en películas y televisión, ventas digitales y regalías de transmisión de música. Ingresos por giras y presentaciones en vivo, ingresos por composición y publicación de canciones, ventas de tonos de timbre y tonos de timbre, además de clubes de fans. En pocas palabras, el sello recibe una parte de todo lo relacionado con la carrera de entretenimiento del talento firmado.

Generalmente, en estas situaciones, un artista entra en algunos acuerdos separados con “avances” contractuales separados que abarcan todo el arreglo de “360°”.  Esto significa que cualquier ingreso obtenido de las diferentes fuentes de ingresos (es decir, grabación, publicación, giras, etc.) se puede utilizar para recuperar cualquier anticipo proporcionado por el sello al artista en lugar de que el sello utilice únicamente los ingresos de la publicación para recuperar la publicación. Es aconsejable que un artista intente negociar que las diferentes corrientes no tengan garantías cruzadas. Sin embargo, esto es difícil de vender, ya que la mayoría de las etiquetas no aceptan este tipo de acomodaciones.

Otra consideración importante en la negociación es si la empresa tiene un interés “activo” o “pasivo”. Existe un interés “pasivo” cuando una etiqueta simplemente gana su porcentaje establecido bajo el acuerdo sin tener ningún control sobre los derechos involucrados. Esto significa que el artista es libre de celebrar cualquier trato, como un acuerdo de publicación o comercialización que desee, siempre y cuando se asegure de que el sello discográfico reciba su compensación.

Por el contrario, un interés “activo” es aquel en el que la empresa tiene derechos sobre el trabajo, lo que permite que la etiqueta insista en que un artista firme con su editorial o empresa de productos. En estos casos, un músico debe tratar de negociar un porcentaje más pequeño para el flujo particular de ingresos en el que el sello está “activo”. Por ejemplo, si un artista está obligado a firmar con la editorial de un sello, el artista debe tratar de reducir el porcentaje que el sello recibe bajo el acuerdo de “360°” de los ingresos de la publicación, ya que el sello básicamente recibiría un pago dos veces (una vez como editor de la canción y una vez a través del acuerdo de “derechos múltiples” del sello) por el mismo material.

Si bien hay muchos beneficios y desventajas en estos extensos acuerdos de “derechos múltiples”, se ha convertido en la norma para muchas discográficas y compañías de entretenimiento importantes. Dado que ha habido muchos más artistas fracasados que comercialmente exitosos a lo largo de la historia, las discográficas comenzaron a buscar nuevas formas de intentar recuperar mejor los fondos que gastaban. Robbie Williams es un ejemplo de uno de los primeros artistas en firmar un acuerdo de “derechos múltiples”. Además, en los últimos años, los mejores artistas como Jay-Z y Madonna han firmado un acuerdo similar de “derechos múltiples” con la “compañía de viajes” Live Nation. Estas entidades justifican los nuevos acuerdos y la mayor capacidad de obtener ingresos de los artistas no relacionados con las grabaciones de diversas formas. Por ejemplo, el sello discográfico siente que asume todos los riesgos con mínimas posibilidades de recuperar su inversión.

Esto es cierto ya que un sello generalmente emite un anticipo no reembolsable de los costos de grabación al artista. El artista no necesita devolver los anticipos al distribuidor de discos, incluso si el trabajo del músico no genera ningún ingreso para ellos. La empresa terminaría perdiendo todos los fondos adelantados al artista sin ningún recurso en su contra. La etiqueta generalmente proporciona todos los costos iniciales de grabación necesarios para crear la música a través de los costos de grabación “anticipados”. Luego, el artista utiliza estos fondos avanzados para pagar el tiempo de estudio, la producción, la mezcla y los costos de masterización, que de otra manera el artista normalmente no podría pagar por su cuenta.

Además, el sello también puede proporcionar “apoyo de gira” a un artista para cubrir cualquier costo de gira deficiente para garantizar que el talento pueda desempeñarse adecuadamente como lo imagina. El sello también gasta fondos sustanciales para comercializar, promover y administrar la música publicada por el artista, incluida la promoción de radio y la prensa. Dado que el sello invierte tanto dinero por adelantado y el rendimiento potencial de las ventas tradicionales de discos ha tocado fondo; justifican estos nuevos acuerdos más amplios como una forma de recuperar los gastos que invirtieron en los artistas que firman. En estos casos, el sello puede imaginar funcionar como un pseudo-gerente al cuidar y ayudar a construir la carrera completa del artista en lugar de enfocarse solo en vender discos.

Un acuerdo común incluido en el acuerdo de “derechos múltiples” proporcionado por la mayoría de los sellos discográficos tradicionales cubre la formación y el funcionamiento del “club de fans” oficial de un artista. El lenguaje estándar, como el que se enumera a continuación, discute el derecho del sello a dirigir un club de fans en nombre de un artista firmado.

Fan Club : Label tendrá el derecho exclusivo en todo el Territorio para establecer, registrar, mantener, controlar, administrar, promover y monetizar el Fan Club, incluido el derecho a crear, actualizar y administrar sitios web relacionados con el Fan Club y vender, anunciar y promover el Club de fans y los productos y servicios ofrecidos a la venta por el Club de fans en nombre del Artista. Un “Club de Fans” significará cualquier suscripción basada en Artista o servicios de suscripción basados ​​en registro.

El Artista deberá tener aprobación previa sobre el llamado “look and feel” del Fan Club. Las partes contemplan que el Fan Club incluirá, entre otros, una página de inicio, tablero de mensajes, oportunidades de compra anticipada de boletos, mercadería exclusiva, concursos, grabaciones inéditas, entrevistas y paquetes VIP Fan Experience.

Este párrafo significa que el sello tiene derecho a crear y monetizar el club de fans oficial de un artista; sin embargo, el artista deberá tener aprobación previa sobre la “apariencia” del club. Por lo tanto, el artista tendrá alguna aportación creativa sobre los materiales de marketing y promoción creados para publicitar el club, así como los diseños de cualquier sitio web u otros materiales distribuidos públicamente que lleven el nombre del artista. Además, la cláusula menciona algunas de las ofertas del club de fans, como mercadería exclusiva, concursos y oportunidades de compra anticipada de boletos.

Obligaciones del club de fans- El Artista proporcionará a Label información oportuna sobre las actividades relacionadas con el entretenimiento del Artista (incluidas apariciones públicas, patrocinios, patrocinio de anuncios y actuaciones). El Artista proporcionará a Label los materiales que Label solicite razonablemente para su uso en relación con el Fan Club, incluidos, entre otros, los Activos de identificación del artista, Saludos especiales, mensajes de audio y audiovisuales. El Artista también estará razonablemente disponible para un número razonable de entrevistas del Fan Club y para hacer apariciones personales y participar en “Meet and greets” en relación con el Fan Club. El artista será responsable de responder al correo de los fans; sin embargo, todos los gastos de bolsillo razonables (por ejemplo, gastos de papelería del club de fans, gastos de envío, fotografías del artista) se reembolsarán de conformidad con un presupuesto acordado mutuamente.

Como se indicó anteriormente, la etiqueta impone una variedad de obligaciones al artista. Una de esas obligaciones es informar a la empresa de las próximas apariciones o giras, a fin de que el sello pueda crear concursos u otras promociones exclusivas del “club de fans” adaptadas a esas apariciones. Es aconsejable limitar el número de apariciones y “conocer y saludar” en relación con la promoción del club de fans. Además, similar al reembolso de los gastos “de bolsillo” del artista en respuesta al correo de los fans; un artista debe intentar solicitar algún tipo de presupuesto para cubrir o mitigar algunos de sus gastos para cumplir con las otras solicitudes de la etiqueta, como crear un saludo audiovisual o asistir a un fan “Meet and Greet”.

Además de las obligaciones del artista con el club de fans, el artista y el sello suelen tener una división igual al 50/50 de los ingresos obtenidos de la operación del club. En estos casos, podría ser aconsejable que un artista intente negociar un porcentaje mayor de los ingresos obtenidos debido a todas las obligaciones que el artista ha asumido. Por el contrario, dado que el sello normalmente avanza la mayoría de los costos para administrar el club de fans, puede ser difícil de vender aumentar el porcentaje del artista.

Otro acuerdo común que forma parte de los “derechos múltiples” que adquiere un sello es el que cubre las actividades de entretenimiento “colaterales” o “auxiliares” del artista. Esta cláusula se aplica a cualquier flujo de ingresos no cubierto por los otros acuerdos existentes entre las partes.

El lenguaje típico que indica esto es el siguiente:

Por la presente, el Artista otorga a Label el derecho a participar financieramente en los resultados y ganancias de las Actividades de entretenimiento auxiliares. ”Actividades de entretenimiento auxiliares” se refiere a las actividades del Artista en y en toda la industria de los medios como intérprete, cantante, músico, escritor, compositor, autor, letrista, productor, ingeniero, mezclador, DJ o de otro modo en relación con la composición y publicación musical del Artista. , explotación de mercadería y clubes de fans relacionados con el Artista, pero excluyendo las Grabaciones explotadas por el Sello de conformidad con un Acuerdo de Grabación con el Artista.

Como se discutió anteriormente, este párrafo da derecho a la etiqueta a un porcentaje de todas las actividades relacionadas con el entretenimiento a las que la etiqueta no tiene derecho actualmente bajo ningún acuerdo existente. Por lo general, los porcentajes obtenidos por la etiqueta de ingresos no registrados varían entre el 10% y el 25% de los ingresos brutos o netos, según el acuerdo específico y la fuente de ingresos específica. Sin embargo, en algunos acuerdos, el porcentaje puede llegar al 50% de los ingresos netos de todas y cada una de las fuentes de ingresos.

Un “derecho” final incluido en un acuerdo estándar de “derechos múltiples” es el derecho de mercancía de un artista. A continuación se muestra una cláusula típica que otorga los derechos de etiqueta sobre la mercancía del artista.

Mercancía: el Artista otorga a Label los derechos exclusivos en todo el universo (“Territorio”) para utilizar los Materiales de identificación del artista, en relación con la fabricación, publicidad, comercialización, promoción, distribución y venta y / o licencia de cualquier Mercancía que lleve el nombre del Artista y / o semejanza. El Artista otorga a la Etiqueta el derecho exclusivo de vender Mercancía a mayoristas y minoristas, incluidos mayoristas y minoristas basados ​​en Internet, para su reventa. El Artista otorga a la Etiqueta el derecho exclusivo de vender Mercancía directamente a los consumidores a través de Internet, ventas por correo y encartes de CD. El Artista le otorga al Sello el derecho exclusivo de celebrar acuerdos de licencia para la mercancía. Los “Materiales de identificación del artista” incluyen: carteles, calcomanías, parches, encendedores, botones, llaveros, artículos novedosos, mercancía de recuerdo de la gira.

Esta cláusula otorga a la etiqueta el derecho exclusivo de vender la mercancía del artista a minoristas físicos y digitales y vendedores al por mayor, así como vender los artículos directamente a los consumidores (“D2C”) a través de Internet o ofertas de encartes de “CD”. También otorga a la etiqueta el derecho exclusivo de celebrar acuerdos de licencia con terceros para la venta de la mercancía. También enumera las diversas prendas de vestir de la marca del artista sujetas al acuerdo de mercadería.

Los ingresos por comercialización a menudo se calculan de diversas formas. A veces, la etiqueta recibe un porcentaje fijo, como el 15-25% de todos y cada uno de los ingresos por mercancías. En otros casos, como se muestra a continuación, los diferentes artículos vendidos por el sello discográfico dan derecho al talento a diferentes porcentajes.

Regalías : la discográfica pagará al Artista las siguientes regalías sobre las ventas netas de mercancía:

(1) Ventas al por mayor / al por menor

     1. 22% de los ingresos netos al por menor de camisetas;

    2. 20% de los ingresos netos al por menor de sudaderas con capucha y sudaderas;

   3. 15% de los ingresos minoristas netos por sombrerería y otros artículos.

(2) Ventas directas al consumidor (“D2C”)

                 una. 25% de los ingresos netos

(3) Ingresos por licencias

                una. 60% de los recibos de licencias netos.

Como se muestra arriba, la cantidad que el artista tiene derecho a variar según el tipo de artículos y los canales a través de los cuales se venden. Esta diferencia podría deberse a los costos asociados de producción, fabricación y / o distribución asociados con cada artículo. En estos casos, un músico debe tratar de negociar los porcentajes más altos que pueda para asegurarse de recibir la mayor parte del dinero recaudado por la venta de su mercancía.

Una cláusula final que brinda protección al artista es la inclusión de un período de “liquidación” al vencimiento del contrato de mercadería. A continuación se muestra un ejemplo de este tipo de cláusula.

Período de liquidación: la etiqueta tendrá derecho durante un período de seis (6) meses después de la expiración o terminación del Acuerdo de mercadería (“Período de liquidación”) para continuar vendiendo, de forma no exclusiva, cualquier producto ya existente. Mercancía en posesión de Label. Label no fabricará cantidades de la Mercancía en exceso de la cantidad que Label espera razonablemente vender durante el Período de liquidación. La etiqueta pagará al Artista de acuerdo con los términos y condiciones de este Acuerdo durante el período de liquidación.

Esta cláusula permite que la etiqueta venda cualquier mercancía restante que tenga en inventario después de la expiración del contrato. También limita la cantidad de mercancía nueva que puede fabricar la etiqueta. Un artista debe intentar limitar el período de tiempo que dura el período de “liquidación” de la etiqueta. Además, el músico debe tratar de asegurarse de que el sello no venda la mercancía a un precio sustancialmente reducido para socavar cualquier esfuerzo de ventas realizado por el artista después de que finalizó su contrato de mercadería exclusiva.

Hay una variedad de razones por las que un artista puede aceptar o no un acuerdo de “derechos múltiples” con una entidad de entretenimiento. La razón principal de estos extensos arreglos es crear una “asociación” entre el sello y el artista. Dado que el sello ahora está mucho más invertido en el artista, debido a las grandes inversiones financieras (anticipos separados para cada acuerdo) y todas las posibles vías de posible retorno; el sello puede ver los beneficios de tener un personal dedicado o representante (s) comprometidos a recolectar el dinero generado por el artista, para lanzar y comercializar activamente las canciones a publicaciones y supervisores musicales para posibles ubicaciones en películas, televisión y videojuegos. Si la etiqueta no está tan invertida en el artista y no prevé ganancias sustanciales,

En contraste, existen varios inconvenientes al celebrar acuerdos tan extensos. Una es que el sello generalmente tiene un amplio control y aprobación sobre la carrera del artista, incluida la “imagen” del artista, la selección de canciones, apariciones y patrocinios. Otro aspecto negativo es que, aunque el sello se lleva una parte de todo lo que gana un músico, la mayoría de los sellos han comenzado a pagar anticipos mucho menores que en años anteriores. También tienen personal reducido, por lo que no tienen suficiente personal para trabajar activa y vigorosamente en nombre de todos sus artistas firmados. En un esfuerzo por equilibrar esto, un artista debe trabajar para adquirir algún tipo de control creativo sobre el uso que hace la etiqueta del nombre y la imagen del artista, así como sobre a quién se le puede otorgar la licencia de la música.

El negocio de la música ha experimentado un cambio monumental causado por la disminución en las ventas de música grabada y ayudado por un aumento en la transmisión de música y la descarga ilegal de música. En un esfuerzo por aliviar algunas de las pérdidas del sello discográfico tradicional, crearon nuevos acuerdos de “derechos múltiples”. Estos acuerdos tienen ventajas e inconvenientes; pero están aquí para quedarse.

Sanciones de la FIFA a los clubes que rescinden el contrato de un jugador sin el debido proceso.

Los jugadores de fútbol y sus entrenadores están todos protegidos por las reglas y regulaciones de la FIFA y deben cumplir con todas las reglas establecidas por la FIFA, que es el organismo rector.

 En este artículo, queremos analizar las posiciones de la FIFA sobre la rescisión del contrato de los jugadores sin el debido proceso.

 Las siguientes disposiciones se aplican si el contrato de un jugador se rescinde sin causa justificada:

 1. En todos los casos, la parte infractora pagará una indemnización. Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 20 y el anexo 4 en relación con la indemnización por formación, y salvo que se disponga lo contrario en el contrato, la indemnización por incumplimiento se calculará teniendo en cuenta la legislación del país en cuestión, la especificidad del deporte y cualquier otro criterio objetivo. Estos criterios que incluyen, en particular, la remuneración y otros beneficios debidos al jugador en virtud del contrato existente y / o el nuevo contrato, el tiempo restante del contrato existente hasta un máximo de cinco años, los honorarios y los gastos pagados o incurridos por el antiguo club (amortizados durante la vigencia del contrato) y si el incumplimiento contractual cae dentro de un período protegido.

Teniendo en cuenta los principios antes mencionados, la compensación debida a un jugador se calculará de la siguiente manera:

 I. ii. en caso de que el jugador no firmara ningún nuevo contrato luego de la rescisión de su contrato anterior, como regla general, la compensación será igual al valor residual del contrato que fue rescindido prematuramente; En caso de que el jugador firmara un nuevo contrato en el momento de la decisión, el valor del nuevo contrato por el período correspondiente al tiempo restante del contrato terminado prematuramente se deducirá del valor residual del contrato que se rescindió anticipadamente (el “Compensación Mitigada”). Además, y sujeto a que la terminación anticipada del contrato se deba a cuentas vencidas, además de la Compensación Mitigada, el jugador tendrá derecho a una cantidad correspondiente a tres salarios mensuales (la “Compensación Adicional”). En caso de circunstancias atroces, la Compensación Adicional podrá incrementarse hasta un máximo de seis salarios mensuales. La compensación total nunca podrá exceder el valor restante del contrato terminado prematuramente.

 iii. Los convenios colectivos negociados válidamente por los representantes de los empleadores y de los trabajadores a nivel nacional de conformidad con la legislación nacional pueden desviarse de los principios estipulados en los puntos i. y ii. Hacia arriba. Los términos de dicho acuerdo prevalecerán.

2. El derecho a indemnización no puede cederse a un tercero.

Si un profesional debe pagar una indemnización, el profesional y su nuevo club serán solidariamente responsables de su pago. El monto puede estar estipulado en el contrato o convenido entre las partes.

3. Además de la obligación de pagar una indemnización, también se impondrán sanciones deportivas a todo jugador que incumpla el contrato durante el período protegido. Esta sanción será una restricción de cuatro meses para jugar en partidos oficiales. En caso de circunstancias agravantes, la restricción tendrá una duración de seis meses. Estas sanciones deportivas entrarán en vigor inmediatamente una vez que el jugador haya sido notificado de la decisión relevante.

Las sanciones deportivas permanecerán suspendidas en el período comprendido entre el último partido oficial de la temporada y el primer partido oficial de la temporada siguiente, incluyendo en ambos casos copas nacionales y campeonatos internacionales de clubes. Sin embargo, esta suspensión de las sanciones deportivas no será aplicable si el jugador es un miembro establecido del equipo representativo de la asociación a la que es elegible para representar, y la asociación en cuestión está participando en todas las competiciones de un torneo internacional en el período comprendido entre el último partido y el primer partido de la próxima temporada. La infracción unilateral sin causa justa o deportiva después del período protegido no dará lugar a sanciones deportivas. Las medidas disciplinarias pueden, sin embargo,

4. Además de la obligación de pagar una indemnización, se impondrán sanciones deportivas a cualquier club que se encuentre en incumplimiento de contrato o que se encuentre en el ámbito nacional o internacional, durante dos períodos de inscripción completos y consecutivos para registrar nuevos jugadores, ya sea a nivel nacional o internacional, solo a partir del próximo período de registro después de del cumplimiento absoluto de la sanción deportiva correspondiente. En particular, no podrá hacer uso de la excepción y las medidas provisionales previstas en el artículo 6 párrafo 1 del reglamento para inscribir jugadores en una etapa anterior.

5. Se sancionará a toda persona sujeta a los Estatutos y Reglamentos de la FIFA que actúe de una manera destinada a inducir el incumplimiento del contrato entre un profesional y un club para facilitar la transferencia del jugador.

 Estas reglas se aplican a los jugadores cuyo contrato se rescinde injustamente.