Por la dignidad del futbol Venezolano.

Volver al despacho, ya cerrado en plenas fiestas y Pandemia, es solo porque jamás podremos dejar al lado nuestro juramento de hacer las cosas bien para que las personas obtengan lo que legal y justamente les pertenece, por eso somos Abogados y por eso decidimos abrir dentro de nuestra estructura un departamento de Derecho Deportivo, el cual ha resultado extremadamente exitoso,  como bandera de lucha que permita reivindicar una profesión y la vida de muchas personas.

Este 2020 nos trajo, demasiados golpes de realidad. Un consumo excesivo de verdad que está aniquilando con el futbol Venezolano, acabando la imaginación, deteniendo nuestra oportunidad de ser creativos en medio de la crisis. Al futbol ahora se le ve desde el materialismo. Una oferta que promete soluciones mágicas y una demanda express que exige soluciones inmediatas a los problemas de siempre. El hallazgo de respuestas desde la más pura transaccionalidad. Ofrezco pagar para que juegues, Te prometo que vivirás bien a cambio de que hagas la mejor inversión de tu vida. La reflexión profunda condenada a la charlatanería del intercambio tal cual trata de personas.

El futbol Venezolano vive queriendo superarse. En los países similares al nuestro que están a nuestro lado está la promesa que se convierte en condena: estamos en vías de desarrollo. Y así se quedan, siempre en la espera de lo que les dicen que un día serán.

Para entender el presente verdadero y el futuro posible hace falta ponerle mas ganas. Al final se van a parecer más de lo que pensamos. Es más, nos servirán como una mejor carta para pronosticar cómo será el futuro. No hace falta convertirse en un nerd de biblioteca capaz de pronunciar nombres incomprensibles para el resto. Solo tenemos que abrir los ojos e invertir tiempo en lo que otros seres humanos conciben en un mundo que aunque inexistente tendrá vínculos con esa realidad sin olvidar nuestra condición de humanos, en su condición de participe de un futbol en crisis, y en su condición de ser vivo pensante abrumado por lo que acontece a su alrededor.

El futbol es también un espacio para dejar de hundirnos en nuestras propias carencias y objetivos. Los latinos vamos a la cama preocupados por nuestros problemas y salimos de ella cargando con los mismos. Acudimos entonces al supuesto camino corto para entender cómo vivir de su pasión, los pasos a seguir para ser millonarios, las claves de vida de los hombres que transformaron al mundo. Todo en forma Frequent Asked Question. Todo basado en que alguien descubra por ellos lo que ellos no han podido descifrar en toda su vida. Y entonces se buscan soluciones en la red que sea y expresadas por quien sea, sobre todo si ese quien sea ha dominado el modo de dar soluciones existenciales en un posteo de quince segundos.

El conocimiento verdadero se construye con la capacidad de entenderlo desde la ficción. Los latinos debemos ejercitar nuestra capacidad de hacer analogías, de encontrar las metáforas e ironías de la vida. De asociar puntos aparentemente inconexos y resignificarlos a partir de nuestro propio criterio. Cada vez se lee menos de redes sociales porque el mensaje es reiterativo, volvamos a lo básico, a lo puro, volvamos por entender a los seres humanos, por adentrarnos en los verdaderos casos de innovación que transforman al mundo y no en leer textos enteros sobre el éxito de un botón sobre otro. El camino al éxito, estoy convencido, se construye de lo tangible que es el conocimiento que nos dice que dos más dos es cuatro, pero también desde nuestra capacidad de extraer respuestas desde la ficción y desde las historias que en apariencia nada tienen que ver con lo que hacemos, pero que en la práctica nos permiten sacar conclusiones que resultan en conocimiento sobre la industria en la que estamos

Siempre digo que para ser los mas grandes generadores de contenido legal de éxito en nuestra área, hemos de saber estar, saber compartir y saber aprender. A estos tres pasos, sumo uno que ha venido a mi mente mientras escribo: saber abstraerse. Para ser protagonistas de éxito de nuestras vidas hemos de ser capaces de asignarle relevancia momentánea a otros protagonistas, a nuestros Futbolistas y todo su entorno, que aunque a veces parecen irreales y aunque al final parezca que nada nos han dejado. Con frecuencia ellos y la historia de personas a las que en primera instancia no pensaríamos en ponerles atención, serán los que nos den respuestas a los conflictos existenciales con que venimos cargando. Las respuestas, como siempre están ahí, pero no en un curso express que promete convertirte en el mejor emprendedor ni en una frase que de tan reiterada se ha convertido en obra de millones de autores, sino en la amplitud de visiones que el ser humano se permite expresar a través de la ficción, esa que hoy desdeña el Futbol Venezolano por vivir buscando las respuestas de toda una vida en un truco, fraude o mentira de cinco minutos.

La ficción nos da la oportunidad de vivir dos veces. Y de contrastar, La ficción es en cierto modo el presentimiento de lo que vendrá y el manejo honesto, sin caretas, de lo que el que vive y otros seres humanos piensan que es. Vale la pena dedicar tiempo a ese mundo en el que los seres humanos se plantean hipótesis y en el que los lectores, escuchas o Jugadores deciden abrazarlas, o cuando menos, experimentarlas.

Saben ustedes cuantos trabajadores del futbol Venezolano, no cobraron al día de hoy, lo que justa y legalmente les pertenece, bajo la mirada cómplice de Liga, Federación y Sindicato, quienes si tienen para aunque sea llevar un detalle mínimo de alimentación a su casa.

Nuestro deseo es que el próximo año, el adecentamiento de la actividad sea una realidad, que se pueda trabajar justamente y sin miedo pero sobre todo que las partes entiendan que esta es una profesión, protegida por la ley y que debe ser respetada mas que por lo que se hace en el campo por lo digna que es.

Feliz año 2021.